Publicaciones

Los Sistemas Representacionales

Modificación de experiencias por medio de los sistemas representacionales

En algún momento te has preguntado, ¿cómo es que algunas personas pueden sobreponerse por sí mismas a una experiencia que fue insatisfactoria? Y, aún mejor, si estas experiencias son de tu agrado, ¿cómo hacer para que todas puedan ser así de satisfactorias?

La Programación Neurolingüística (PNL) se apoya de los cinco sentidos con los cuales percibimos toda esa información del entorno, la cual procesamos internamente; a estos filtros en PNL se les denominan Sistemas Representacionales y son: Visual, Auditivo, Kinestésico (Gusto, Olfato y Tacto). Dichos sentidos ya los hemos utilizado de forma consciente e inconsciente en la vida cotidiana, incluso en este momento al observar las palabras y percatarte de los ruidos que te rodean.

Como podrás recordar, tendrás muchos momentos en los cuales has experimentado la satisfacción de comer un pastel y distinguir cuál de entre todos es tu favorito (Gusto); también has utilizado la vista para elegir ese vestido o camisa que te hará ver como te lo imaginas (Visual); igualmente tienes esa canción que escuchaste y se te quedó grabada (Auditivo), y me pregunto si puedes identificar a esa persona que la recuerdas por el perfume que traía (Olfato), o mejor aún si llega a ti esa sensación de tus pies sobre la arena a la orilla del mar (Tacto). Como perfectamente lo habrás notado todos los días utilizamos nuestros cinco sentidos en el entorno y por medio de ellos es como percibes las experiencias. De los cinco sentidos depende cómo catalogas esa experiencia ya sea “buena” o “mala”.

La PNL nos brinda formas eficaces y sencillas a las que podemos acceder en todo momento para modificar nuestra percepción de las experiencias de una forma más funcional para nosotros, especialmente en aquellas experiencias que en su momento nos originaron sensaciones de insatisfacción y nos limitaban. Por ejemplo, tómate un momento y recuerda esa imagen de una experiencia insatisfactoria, mantenla en tu mente y modifica el color de la imagen a uno más opaco, ponla lo más lejano que puedas hasta que no la puedas ver, y si escuchas algo ya sea una voz o un sonido en particular bájale el volumen, hasta que no escuches nada; al final te darás cuenta cómo esa sensación de insatisfacción disminuyó o quizás hasta desapareció.

Como podrás experimentar, hay un cambio en la sensación; ahora bien, ya que conoces uno de los usos que le podemos dar a nuestros sentidos a favor de nuestro bienestar, puedes encontrar una respuesta a la pregunta: ¿cómo es que algunas personas pueden sobreponerse por sí mismas a una experiencia insatisfactoria? como podrás concluir la forma en cómo percibimos las experiencias tienen un efecto en nosotros, y si modificamos esa forma de percibir entonces generamos un cambio interno que nos pueda favorecer. Ahora que lo sabes, ¿qué esperas para modificar esas experiencias que hasta el momento te limitan? Te invito a buscar más información de este tema y permitirte hacer esos cambios para obtener mejores resultados.