Publicaciones

El lenguaje de las alergias

Las alergias nos hablan de un sufrimiento interior de tipo psico-emocional.

Para la medicina clásica, el causante de una alergia es llamado alérgeno y es el culpable de provocar una reacción exacerbada del sistema inmunitario.

Sin embargo, se han encontrado ciertas inconsistencias en el caso de culpabilidad del alérgeno: el Dr. Claude Sabbahse preguntaba, ¿cómo una persona alérgica a las rosas, podía manifestar síntomas con sólo ver una flor de plástico? Así mismo, el Dr. David Servan-Shreiber se cuestionaba, ¿cómo era posible que una persona alérgica a cierta planta, se le cubriera el brazo de ronchas al vaciarle agua que se le había hecho creer que contenía tal planta?

Los Freudianos consideran a la alergia como una defensa psíquica, desplazada, que protege al individuo adaptando su organismo a la realidad de la vida cotidiana. El síntoma alérgico es la señal del resurgimiento de una vivencia emocional del pasado, fuente de desestabilización que, inconscientemente, se convierte en un proceso de rechazo y desplazamiento por proyección a un elemento periférico que antes era neutro: el alérgeno.

En otras palabras, la alergia es una especie de fobia física a un suceso exterior, que es despertado por un sufrimiento interior de tipo psico-emocional. En Programación Neurolingüística (PNL), fue Robert Dilts quien creó la técnica para la cura de las alergias, gracias al comentario del Dr. Michael Levi, quien le dijo que una alergia era similar a una fobia del sistema inmunitario. Como ya existía una exitosa técnica para curar las fobias, Dilts, adaptó ésta para la cura de la alergia. Más tarde, Hallbom y Smith, perfeccionaron la técnica, abreviando pasos.

Tuve la oportunidad de que me curaran una alergia con dicha técnica, hace ya varios años. Me encontraba haciendo la especialidad en salud de PNL, cuando la profesora pidió un voluntario para mostrar la técnica. De inmediato me propuse, pues mi alergia a los gatos era terrible: alrededor de 30 estornudos seguidos, comezón, lagrimeo, ardor e hinchazón y enrojecimiento de los párpados y la conjuntiva. La parte blanca del ojo (esclerótica) era un globo y mi iris se veía hundido.

Todo iba muy bien, pero en un momento dado, me perdí en los pasos y fue como atravesar un túnel en el tiempo. De pronto era yo a los 6 años de edad. Era un recuerdo que no sabía que estaba ahí, al menos no conscientemente. En esa época, le habían dicho a mi padre que tenía 9 meses de vida y que debía dejar el cigarro si quería vivir más tiempo. Era domingo y mis hermanos y mi mamá estaban en la habitación de mi hermano mayor. Trataban de convencer a mi mamá de hacer algo que parecía graciosos. Yo sólo los seguía, sin entender bien de qué se trataba. Mi madre entró a su habitación donde se encontraba mi padre acostado, fumando y viendo la tele. Se sentó en la cama, cruzó la pierna, fumó un poco del cigarro prendido que llevaba entre sus dedos (mi madre no fumaba) y le dijo: “Si te quieres morir, murámonos los dos”. En ese momento estallé en sollozos. Mi corta edad no me permitió entender que trataban de hacer reaccionar a mi padre para que dejara de fumar.

Mientras tanto, la instructora en PNL seguía haciendo los pasos de la técnica de las alergias. Cuando volví de mi viaje al pasado, regresé sin mi alergia a los gatos y al voltear a ver a mis compañeros, todos lloraban aún sin saber por qué, ya que nunca comenté el recuerdo, sólo lloré como una niña de 6 años. ¿Por qué desplacé ese momento traumático a los gatos? No lo sé, ni siquiera teníamos uno. Pero la técnica sirvió de maravilla y actualmente tengo de mascota a un hermoso gato. Además, descubrí que, al mismo tiempo, la técnica me había quitado la alergia al plátano y al aguacate.

Quisiera terminar este relato de éxito de la PNL con un consejo importante que hace Rober Dilts en su libro: Identificación y cambio de creencias (ahí viene descrita la técnica de las alergias), en el que nos advierte que al trabajar con cualquier problema médico con PNL, es importante asegurarnos que la persona cuente con la supervisión y el tratamiento de un médico calificado.

Bibliografía
Dilts, R., Hallbom, T., Smith, S. (1990). Identificación y cambio de creencias. (pp. 191-210). Barcelona: Urano.
Le grand décodage des allergies. (1 abril 2012). Revue Néosanté Nº11. Recuperado de http://www.neosante.eu/le-grand-decodage-des-allergies/