Publicaciones

Dialogo Interno

La PNL permite el acceso a esta voz interna

Existen diferentes elementos esenciales de la PNL a los cuales es posible aproximarse desde otras líneas de estudio, una de ella es el dialogo interno, que si bien se aprende desde edades muy tempranas no se alcanza a comprender del todo en la madurez, pero identificamos como esa vocecita o conciencia que te acompaña a todas horas, es la voz de los pensamientos, instintos y deseos.

A través de la PNL se sabe ahora que este fenómeno ocurre porque llegamos a integrar modelos o patrones sociales significativos a nuestra estructura mental y como nos cuesta trabajo diferenciar el origen de dichas internalizaciones, creemos que es nuestra propia voz interna. Gracias a sus estudios, se ha identificado que estas ideas delimitan la manera en que nos relacionamos con el mundo y con nosotros mismos, ya sea en términos positivos y alentadores o por el contrario cuando aparece el pesimismo y desgano, todos se alimentan de esta comunicación.

La PNL permite el acceso a esta voz interna, ayudando a identificar a quienes estén dispuestos, a descubrir lo que significa y las implicaciones que trae a su vida diaria. Teniendo en cuenta que trabajar con dicha orientación implica estar enfocado a las soluciones, acciones y muchas veces a salir de la zona de confort, ya que podrían identificarse emociones, valores e incluso la misión de vida.

Establecer una creencia nueva, plantearse una meta o simplemente organizar prioridades podría cambiar tu vida, tan solo para intentar algo es necesario estar abiertos a ello.

En lo personal escucharme con atención en situaciones de tensión, hablando de negociaciones laborales complicadas, me ha llevado a alejarme de peligros o personas negativas, que de no ser por la PNL hubieran pasado desapercibidas, es por ello que lo tomo como alternativa todos los días al salir de casa y encontrarme con nuevos clientes, se los recomiendo a todos los valientes que estén dispuestos a mejorar la relación con otros y también consigo mismos. Tú, ¿te atreves?