Publicaciones

Cumple tus sueños…

¡En sus marcas, listos, fuera!

Hoy en día gracias a las redes sociales podemos darnos cuenta de la gran cantidad de jóvenes que manifiestan no estar satisfechos con su vida, ya sea comentando sobre lo mal que van en la escuela, que pasan por situaciones sentimentales dolorosas, o bien se sienten afectados por las acciones de otros. Sin embargo, con un poco de intuición podemos darnos cuenta que el enfoque que tiene este grupo de jóvenes es que están atentos a lo que ocurre al exterior de ellos mismos, sin pensar en las infinitas posibilidades de cambiar su realidad poniendo atención a lo que pasa al interior de sí mismos.

Por eso, aquí abordaremos un tema que seguramente te interesará porque tiene un impacto profundo en la vida de cualquier ser humano. Nos referimos a los sueños, que surgen a partir del deseo natural de darle un sentido a nuestra vida. Todos tenemos algún sueño, meta, proyecto, objetivo en mente o bien se puede encontrar muy oculto dentro de nuestro ser esperando el momento oportuno para manifestarse, de ser así requerirá de nuestra ayuda consciente para ser descubierto.

Si es tu caso que al leer este artículo estas buscando en tu mente algún deseo y no lo encuentras, aquí te presentamos sencillos pasos para identificar por lo menos uno de los muchos que pueden estar escondidos por ahí:

  1. Encuentra un lugar adecuado para reflexionar en aquello que anhelas pensando en ti y tus necesidades, puede ser un lugar especial para ti o tu sillón favorito; lo importante es que sea tranquilo.
  2. Puede serte útil hacer una lista de todas las ideas que se te ocurran en una libreta, llévala contigo e invita a alguien en quien confíes a que te escuche cuando no puedas escucharte a ti mismo.
  3. Recuerda que es muy importante conocerte, ¿Cuáles son las capacidades que te caracterizan? ¿Cuáles son los valores que consideras importantes? Enlístalos para tenerlos presentes.
  4. Ahora es importante identificar si es verdaderamente lo que deseas, contestando a las siguientes preguntas:
  • ¿Tiene sentido para mí?
  • ¿Es coherente con mis valores?
  • ¿Me beneficia en el futuro?
  • ¿Es realista?
  • ¿Contiene lo que me apasiona hacer?
  • ¿Realizarlo me lleva a estar mejor conmigo mismo?
  • ¿Me inspira alegría y felicidad?
  • ¿Qué le aportará a mi vida?

5. Por ultimo visualízate logrando esa meta, ¿te gusta lo que ves, sientes, escuchas?… ¡vamos bien!

Ahora ya puedes empezar a preguntarte ¿Cómo lo voy a lograr? Y antes de que entres en pánico recuerda que todo lo que nos rodea por más grande que sea es el conjunto de muchas partes pequeñas, lo mismo pasa con las metas o sueños que por más grandes que parezcan se dividen en pequeños pasos a seguir, ¡piensa en el primero que debes dar!. Si aquello que deseas ha sido posible para alguien más, es posible para ti, pues todos contamos con los recursos necesarios para lograrlo.

Por ultimo se flexible, procura tener un plan A, B, C si es necesario, así tendrás un mayor número de opciones, además el solo hecho de perseguir tu sueño te hará estar más satisfecho con tu vida y contigo mismo.