Publicaciones

La Programación Neurolingüística

Artículos de PNL

 

La Programación Neurolingüística

Programación Neurolingüística
La Programación Neurolingüística es una herramienta o sistema innovador de intervención y transformación a corto plazo con efectos de larga duración.

Existen 3 definiciones más comunes de la Programación Neurolingüística, como lo marca el Dr. Juan Francisco Ramírez en su libro un mapa de ninguna parte:

 

a) Un metamodelo que permite identificar y transferir modelos efectivos que los seres humanos crean al interpretar la realidad y actuar frente a ella.

 

b) Un conjunto de habilidades para lograr una comunicación más efectiva con las cuales se pueden identificar los patrones de cómo las personas se hablan a sí mismas y a los demás, y que influyen en cómo los otros reaccionan y se comportan.

 

c) Una serie de técnicas para realizar cambios en una persona que le ayuden a lograr sus objetivos de manera más efectiva. Dichas técnicas tienen que ver con el desarrollo de habilidades y la forma de superar limitantes personales, aunque también se relacionan con cómo el individuo realiza cierta actividad.

 

Cada una define diferentes aspectos de la Programación Neurolingüística. Los que señalan que es un metamodelo, hacen referencia a su know how (saber cómo hacer las cosas), lo que permite generar más Programación Neurolingüística; mientras los que la definen como un conjunto de habilidades para mejorar la comunicación y como técnicas para el cambio son resultado del dominio de este know how.

 

Para el Dr. Juan Franciso Ramírez la definición de la Programación Neurolingüística la resume como:

 

La Programación Neurolingüística es un metamodelo de la estructura subjetiva de la experiencia humana, particularmente en torno al logro de un objetivo; un modelo que nos permite:

 

a) identificar los modelos que generamos los seres humanos manifestados a través de las pautas de pensamiento y comportamiento

 

b) una vez obtenido dicho modelo, transferirlo a otra persona.

 

Es decir, es un método que nos permite descifrar los modelos responsables de un desempeño efectivo, para posteriormente optimizarlo y transferirlo a quienes no cuentan con este modelo.

 

En la Programación Neurolingüística, para empezar, buscamos identificar cuáles son las constantes, es decir, los “patrones”, que cumple la persona triunfadora para conseguir sus metas y sus objetivos en un área determinada de su vida. Una vez detectado el conjunto de patrones con los que se conduce tal individuo, podemos hacer un análisis de su comportamiento y desglosarlo en unidades más pequeñas, para conocer la secuencia de los pasos que dió, con el fin de poder mostrárselos a otra(s) persona(s) que desee(n) obtener resultados semejantes. Por ejemplo, si identificamos a una persona que es hábil para superar una fobia, podemos descifrar la secuencia de las etapas que cumplió para lograrlo, comprender cuáles fueron éstas y, entonces, enseñar cómo superar sus fobias a otras personas que presenten el mismo problema, siguiendo el mismo proceso de quien ya lo logró.

 

Es importante resaltar que, en la Programación Neurolingüística, el énfasis de las intervenciones pone su acento más en el proceso que en el contenido de una experiencia. Esto significa que el enfoque se centra en detectar cómo le hace una persona para lograr sus metas, no tanto en lo que hace. Dichas pautas, en general, son inconscientes para quien las realiza pues, normalmente, sólo le prestamos atención al contenido de la acción que estamos realizando; por ejemplo, un buen deportista está pendiente de los movimientos que hace su rival, no obstante, se mantiene al margen de los aspectos que lo hacen ser un buen jugador.

 

Otro ejemplo de la Programación Neurolingüística, en el campo de la educación, es el siguiente: podemos enseñarle a un niño a escribir correctamente la palabra “decisión” indicándole que primero se escribe la “c”, después la “s” y finalmente le ponga un acento a la “ó” (esto es el contenido de lo que se está enseñando); es diferente enseñarle a crear una imagen de la palabra escrita correctamente y que, además, tenga la sensación de agrado al recordar en su mente la palabra escrita, semejante a la que le mostramos mientras lo instruíamos. En este caso estamos mostrándole el proceso que hemos seguido para aprender ortografía.

 

Con la Programación Neurolingüística también se pueden obtener beneficios para uno mismo. Esto significa, por ejemplo, que, si sabemos qué es lo que hace una persona para lograr sus objetivos tenemos la posibilidad de ayudarla a aplicar esa misma secuencia en otras áreas de su propia vida en las que “algo falla”, para ser igualmente efectiva; otro caso de la Programación Neurolingüística: si se me facilita la comunicación con mis amistades y se me dificulta con mis compañeros de trabajo ha de cuestionarme cómo es que el comunicarme adecuadamente con mis amigos puede ser de ayuda en mi comunicación con mis compañeros de trabajo, a pesar de que las dos implican personas distintas.

 

Aquí es donde podemos ver el aporte original que nos ofrece la Programación Neurolingüística: ésta, como ya lo hemos expuesto, es un metamodelo y, como tal, se encuentra libre de contenido. En otras palabras, la Programación Neurolingüística es como la plataforma en la cual colocamos diversos objetos… es como una vasija capaz de albergar diferentes sustancias (agua, aceite, petróleo, etc.) sin que haya sido hecha para contener alguna de ellas en especial.

 

A partir de este modelaje de las personas altamente efectivas, se ha desarrollado en la Programación Neurolingüística un conjunto de técnicas integradas, por un lado, por determinadas habilidades verbales – para poder precisar la información que requerimos – y, por otra parte, de ciertas habilidades no verbales y algunas técnicas enfocadas a la consecución de nuestras metas.

 

Emplear adecuadamente estas técnicas de la Programación Neurolingüística, nos garantiza una mayor probabilidad de éxito en la comunicación con nosotros mismos (comunicación intrapersonal) y con quienes nos relacionamos (comunicación interpersonal).

 

El uso específico de las técnicas de Programación Neurolingüística que se aprenden en el CMPNL permiten:

 

Optimizar nuestra comunicación

Conocer cómo estructuramos nuestras experiencias internamente

Desarrollar una mayor confianza con nuestros interlocutores

Especificar la información que se nos presenta de manera ambigua para poder ser más claros y precisos en nuestra comunicación

Identificar, aclarar y especificar los objetivos que estamos buscando, tanto en lo personal como lo interpersonal

Cambiar actitudes que tenemos hacia nuestro propio comportamiento o el de los demás, favoreciendo la fácil modificación de dichas actitudes

Revisar si los cambios que estamos buscando en nuestra vida son adecuados para nosotros y, en caso de no serlo del todo, ayudarnos a realizar las adecuaciones para mantener nuestra propia ecología o equilibrio

Aprender de la postura de nuestros interlocutores

Identificar el proceso mental que sigue nuestro interlocutor y comprender su expresión tanto verbal como no verbal, para poder comunicarnos con él de acuerdo con su propia experiencia.

 

De especial importancia las técnicas de la Programación Neurolingüística del CMPNL, nos permiten:

 

Modificar estados emocionales poco efectivos e inhibidores de nuestro potencial, como el superar alguna fobia o una experiencia traumática del pasado

Desarrollar nuestro potencial oculto mediante el seguimiento de las técnicas específicamente desarrollados por PNL para este fin.

 

Centro Mexicano de Programación Neurolingüística – CMPNL ®
“Te facultamos para crear el cambio”